La llave y el baño

Corrió hasta su nuevo escondrijo como nunca lo había hecho. Allí tenía todo lo necesario para escapar de la realidad. No había encontrado nada mejor en mucho tiempo. Era justo lo que necesitaba en ese momento para escapar de las garras de su desánimo.

Durante un segundo se sintió atrapada pero siguió corriendo. Sabía que quedaban menos de 200 metros para llegar a su casa cuando, de repente, buscó en su bolsillo y se dio cuenta de que su oasis era incalcanzabe. Se había dejado la llave en el baño.

Anuncios

2 thoughts on “La llave y el baño

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s