Educación productiva

La crisis nos ha hecho escuchar con más frecuencia de lo acostumbrado términos como productividad, reestructuración financiera, reformas, economía basada en el conocimiento, investigación y desarrollo… Pues bien, hoy me gustaría relacionar dos términos que son más importantes de lo que pensamos: la educación productiva.

La reflexión me vino a la cabeza después de hablar con mi primo adolescente tras volver de un intercambio escolar con un niño alemán de su misma edad. Me contaba que la abuela de su compañero no entendía cómo los menores españoles tenían tantas vacaciones; que no entendía cómo podían parar quince días en Navidad, más de una semana en Semana Santa y dos meses en verano; y que tampoco entendía cómo luego empresarios y partidos en la oposición criticaban la baja calidad educativa y no se planteaban una reorganización más allá de un cambio de ley tras cambio de ley.

Pues bien, creo que la abuela del niño alemán tiene razón. Los contenidos educativos en este país se aprietan entre puentes, fiestas y vacaciones, y los menores se acostumbran a horas ociosas que o bien llenan los padres con actividades extraescolares o se cubren con elementos que nada tienen que ver con el progreso intelectual y personal de los menores.

Por mucho que nos empeñemos en reestructurar cursos y contenidos, no servirá de nada si no hay un compromiso por inculcar a nuestros chicos la importancia del trabajo y del desarrollo personal e intelectual para el bienestar. Sí, Alemania está en crisis igual que España pero en un mundo global mañana, igual que hoy, sus adolescentes estarán más preparados que los nuestros, con los que competirán en igualdad de condiciones, y contarán con una masa crítica mayor que hará avanzar el país.

No creo que sea ninguna tragedia que los menores tengan un mes de vacaciones en vez de dos y medio. No creo que aumentar la productividad en la educación haga daño a nadie sino todo lo contrario.

Anuncios

2 thoughts on “Educación productiva

  1. Está claro que el sistema educativo español hace aguas desde hace bastante tiempo, pero yo no lo achacaría tanto a los meses de ocio, sino a la propia metodología. El ejemplo más claro es el de los idiomas. Mucha gramática y al final no sabemos hablar…

  2. Es de todo un poco pero yo, que vivo con un adolescente, estoy viendo que las vacaciones son excesivas. No te digo para los más peques, que quizás necesiten un mayor descanso, pero es que llegan a una edad que no es entendible que se acostumbren a esas vacaciones y a esa falta de compromiso con el trabajo porque entre viajes de fin de cursos, fiestas, puentes y demás, la mitad de la materia se queda sin dar y no pasa nada. Aparte de que no se estén utilizando los métodos pedagógicos más adecuados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s