Prohibir la prohibición

De pequeña no entendía cómo una persona que mataba a otra era condenada a muerte y el ejecutor de la condena lo hacía amparado por la ley sin castigo alguno y sin sentir el peso de haber terminado con la vida de otros. Hoy, no entiendo por qué, bajo la excusa de terminar con las prohibiciones, prohibimos más.

Es lo que me está pasando con las iniciativas para prohibir el uso del burka y niqab, velos integrales musulmanes. Estoy de acuerdo con la postura de la Unión Europea: no se puede hacer una legislación general sobre este tema sino que hay que atender los casos particulares.

Los que me refutan esta idea lo hacen bajo la excusa de la seguridad, esa que tantas libertades nos ha quitado en los últimos años.

No estoy de acuerdo con esa prohibición y, pese a que entiendo que en ocasiones sea obligado no llevarlo (un juicio por ejemplo), no lo estoy por muchas razones:

  • Es no dejar elegir a una persona. (Muchas son obligadas a llevarlo, otras lo hacen por convicción)
  • Es condenar al encierro a todas esas mujeres a las que sus maridos prohíben salir a la calle sin él.
  • Es incidir en la discriminación de los inmigrantes.
  • Es evitar la integración de mujeres que ya tenían acceso a la educación o a un puesto de trabajo digno. Una evolución con respecto a lo que ocurre en muchos de sus países.

No estoy de acuerdo con las imposiciones de ningún tipo, por lo que tampoco estoy de acuerdo con que un marido pueda obligar a su mujer a vestirse de una manera determinada pero creo que la única forma de erradicar estos comportamientos es la educación y para que esa educación exista todos tenemos que tener acceso a ella, con o sin velo.

Anuncios

6 thoughts on “Prohibir la prohibición

  1. Totalmente de acuerdo. No creo que esa medida suavice las posturas de esos maridos intransigentes, por cultura, educación o porque les viene más cómodo. Si seguimos así prohibirán que llevemos una cruz colgada del cuello. Hay que ir al verdadero transfondo de esta situación, que se soluciona, como tú bien dices, con otras “armas”.

  2. Lo siento, pero no puedo estar de acuerdo contigo. El burka es un símbolo de negación de los derechos de la mujer.
    La conferencia de Beijing, que marcó un hito en definir los derechos de las mujeres como derechos fundamentales, fue categórica: no se puede justificar el menoscabo de los derechos de las mujeres bajo una cultura o religión.
    Estamos llenos de prohibiciones y obligaciones, por ejemplo el cinturon de seguridad que es obligatorio salva vidas, la prohibición del burka también.
    No entiendo por qué nos indignaba que los talibanes obligasen a las mujers a utilizar el burka, y lo permitimos en Europa para no molestar a los musulmanes. No creo además que beneficiemos para nada a los musulmanes moderados que los hay y muchos.

  3. Si yo también creo que el burka es un símbolo de algo que no se puede permitir, la restricción de derechos a un ser humano, en este caso la mujer, pero no creo que prohibirlo sea la solución. Creo que tenemos que trabajar más duro para conseguir su erradicación. La prohibición es el camino fácil, la educación es el díficil. No creo que los atajos lleven a ninguna parte… Me alegra que discrepes porque así hay diálogo y búsqueda de soluciones.

  4. Se pueden compaginar los dos, por supuesto, pero cuándo se trata de derechos fundamentales no pueden existir ambages. ¿Dejamos la lucha contra el racismo sólo al largo camino de la educación? lo enseñamos si, pero también lo prohibimos y lo penamos. El burka no es un símbolo religioso, ni cultural.
    El crucifijo como el tasbith, la cruz ortodoxa o la estrella de david son símbolos religiosos. El burka no. El burka invisibiliza a las mujeres que deben de saber que si un marido nos la deja salir a la calle sin él tiene a un Estado de Derecho detrás que está firmemente decidido a luchar por sus derechos.

  5. Con lo cual, ¿tú crees que prohibirlo sería efectivo? No sé, igual hay una solución intermedia que no se está barajando. Es que me preocupa que esas mujeres que estén condenadas a vivir en una cárcel el resto de sus días y sin posibilidades de integrarse en la sociedad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s