Tengo una prima muy habilidosa…

Estoy de vacaciones y pensé tomarme un descanso de todo, incluido este rincón caótico. Sin embargo, hay cosas que no pueden dejarse para otro día. Este es el caso de una conversación que escuché ayer en la caja de H&M Tenerife entre agobio y agobio por mi manía de dejarlo todo para última hora. Tres mujeres, tres sobrenombres: Coqui, Lau y Lale.

Coqui: Pues sí, la verdad, son superchulas y has visto a Rita en el club que tiene un montón, un montón.

Lau: Yo las he estado buscando y antes había ahí, en la tienda de la esquina de la plaza de La Candelaria pero como se han puesto de moda no hay manera de encontrarlas.

Lale: Yo no soy mucho de ellas pero es que estas son superespeciales, increíbles, una pasada.

Como se miraban la muñeca, en un principio pensé que se trataba de las pulseras balance o como sea su nombre exacto, pero no.

Coqui: La primera en ponerlas de moda fue Pau y yo se las he encargado a una amiga de Málaga porque va bastante a Sudamérica y allí las llevan toda la gente chic.

Lau: Yo ésta me la compré en Fun and Basic y me costó cuatro euros pero las he llegado a ver hasta a seis euros. Es que están muy, muy de moda y yo reconozco que una sola no queda bien, que lo ideal es llevar muchas pero cuando la compré sólo quedaba una.

Coqui: Ya te digo que esto no es nuevo. La primera en ponerlas de moda fue Pau, luego Sakira y más tarde, la última, fue en el mundial Sara Carbonero.

Lale: Son ideales.

Lau: Yo tengo una prima muy habilidosa que me las va a hacer…

Coqui: (Interrumpe) Olvídate. Primero, este hilo es imposible de conseguir en ninguna mercería y segundo, hay que saber muy bien hacerlas porque no es tan fácil.

Lau: No sé, ella dice que sabe.

Coqui: Ya te digo que es imposible porque hay que usar una pinza y todo.

Lale: Hombre, en internet hay tutoriales para todo.

Coqui: De esto seguro que no. (Mira la pulsera de Lau) La verdad es que yo con ellas me sentiría hasta más joven.

Lale: Si tú eres joven.

Coqui: No guapa que tengo ya más de 40 y una pulsera así me dejaría en los 27 que tienen ustedes.

Las tres a la vez: Pues a ver si las conseguimos.

Coqui: Yo sólo sé que si Sara Carbonero supiera el furor por las pulseras, a lo mejor hubiera pedido dinero por llevarlas. Aunque como a Pau no le quedan a nadie…

En ese momento me tocó pagar y no sé cómo terminó todo. Juzguen ustedes mismos… Yo me he quedo sin comentarios. ¡Ah! Las pulseras eran los tradicionales decenarios brasileños.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s