Empresas solidarias

Dado que la realidad es tozuda y que hoy se empeña en darnos malas, tristes e indignantes noticias, he decidido compartir con ustedes una preciosa iniciativa empresarial que va más allá. Cooperación, desarrollo, investigación, lo tiene todo, y demuestra que es posible montar una empresa y generar riqueza para quienes lo necesitan.

Recolección de semillas

La iniciativa parte de Ibrahima Saar y Diego Díaz, un senegalés y un canario que esperan fabricar un pesticida ecológico a través de las semillas del árbol neem, muy abundante en Senegal, puesto que crece salvaje en bosques y se planta para dar sombra en todos los núcleos de población. Pesticida y otros productos en los que ya están investigando.

La idea lleva caminando desde 2008 cuando ambos se conocieron y empezaron una relación que continúa en el tiempo y el esfuerzo. Su propio dinero y microcréditos han sido sus fuentes de financiación y su objetivo, una estrecha colaboración con la comunidad a la que pertenecen los árboles de la comarca en el que han empezado a trabajar.

Separación de las semillas

La fabricación del pesticida se hará mediante un proceso semi industrial para generar más empleo, y tendrán una  fábrica aquí en Canarias y otra en Senegal. Esta última, a punto de estar terminada.

Diego Díaz cuenta que el proceso ha sido lento, sobre todo por las dificultades de financiación. Su embrión se ha gestado en Thies.“Preparamos un proyecto para valorizar el árbol y que contribuyera en el sector agrícola y al desarrollo de la comunidad”, afirma orgulloso.

De momento, tienen el permiso del Gobierno senegalés para coger las semillas siempre que no manipulen los árboles y ya hay unas 60 mujeres, que son las que sostienen las familias, recogiendo semillas que son puntualmente pagadas por esta empresa, que ya atesora dos cosechas. La recolección se hace en la época en la que los agricultores preparan sus cultivos, un periodo en el que los hogares no obtienen ingresos.

Además, hay cinco mujeres y otros tres hombres trabajando con ellos en la preparación, prensado y elaboración del pesticida.

Desperdicios tras el prensado que sirven como abono

Lo mejor del proyecto es que su idea es hacer partícipe a la comunidad de los beneficios de la venta de los productos derivados del neem. Sus primeros planes son elaborar un huerto comunitario en la zona para diversificar la agricultura, dedicada al cacahute, hacia productos de primera necesidad para introducir el autoabastecimiento, y construir un centro polivalente que sirva como escuela y lugar de encuentro y aprendizaje.

En Senegal hay 180 millones de árboles neem, por lo que esta idea puede abrir un nuevo camino a la exportación desde el país africano y desde Canarias. Además, necesita de industrias paralelas para la comercialización del producto eso, sin olvidar que el aceite de semilla de neem tiene propiedades antiparasitarias, insecticidas, fungicidas, antibacterianas y antivirales cuyos usos se están investigando y pueden llegar hasta la prevención de enfermedades como la malaria.

Lo más increíble es escucharles decir de forma sincera que quieren ganar mucho dinero pero para proyectos de cooperación y desarrollo en Senegal cuando lo normal en reportajes con empresas es que te digan que quieren ganar mucho dinero para vivir mejor.

A mí me encantó la iniciativa, la publiqué en ‘Cinco Días’ y hoy la comparto con todos ustedes.

Anuncios

2 thoughts on “Empresas solidarias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s