Reencarnaciones de Job

Después de asistir ayer a un momento surrealista, he decidido hacer hoy en este blog un homenaje a todos aquellos que trabajan de cara al público y que tienen que aguantar carros y carretas de todos nosotros porque algunos son la reencarnación del santo Job, que hay de todo. Simplemente voy a reproducir una conversación que escuché ayer en la librería de la UNED entre una estudiante de unos 50 años y la encargada de la librería, cuya paciencia es digna de mencionar.

Estudiante: Vaya paciencia que tienes maja, tienes una mano izquierda… Qué pesada es la gente…

Librera (sonríe)

Estudiante: ¿Tienes este libro?

Librera: Lo busco

Durante un tiempo se hace el silencio mientras busca. La librera se dirige al ordenador y busca a qué grado pertenece.

Estudiante: Eres igual que mi vecina de Madrid. Ella era muy guapa y tú también.

Librera: Gracias.

Estudiante: Igual, igual. Ah, por cierto, el libro es de la Licenciatura de Ciencias Políticas.

Librera: Sí, pero aparece como del Grado de Economía porque lo comparten.

Estudiante: Mira a ver si me voy a estudiar algo mal. Es que no pensaba prepararme la asignatura pero voy muy bien y me la voy a preparar.

Librera: No, el grado y la licenciatura comparten el libro.

La librera sigue buscando y lo encuentra.

Estudiante: ¿Cuánto vale?

Librera: 32 euros

Estudiante: ¿Cuánto descuento me haces?

Librera: El descuento es a partir de 70 euros.

Estudiante: Claro, yo en octubre me llevé tres libros entonces paso los 70 euros.

Librera: No, ha de ser en la misma compra.

Estudiante: Entonces, ¿32 menos el 20%?

Librera: No hay descuento y si lo hubiera sería del 5%.

Estudiante: Con lo que te pareces a mi vecina. ¿Por qué te has cortado el pelo?

Librera: Me gusta corto.

Estudiante: Pues ella era guapísima con el pelo más largo. A mí me encanta el pelo largo. Estarías más guapa como mi vecina de Madrid con el pelo largo…

Librera: Sí pero hay que cuidarlo mucho.

Estudiante: Sí, pero es que mi vecina la de Madrid lo tiene largo y estarías más guapa.

Librera: Aquí están las vueltas y el tique.

Estudiante: ¿Hay ampliación de matrícula?

Librera: No en la UNED no, en La Laguna, sí.

Estudiante: No me entiendes. ¿Hay ampliación de matrícula?

Librera: No, en la UNED no.

Estudiante: Que sí, la que se amplía a mediados de curso. Es que voy tan bien…

Librera: No, en la UNED no.

Estudiante: Bueno, ya pregunto yo fuera.

La librera pone cara de póquer.

Estudiante: Que hago, ¿guardo el tique o lo tiro?

Librera: Guárdalo por si hay algún fallo en el libro.

Estudiante: Entonces, ¿lo guardo?

Librera: Como quiera. (Busca la mirada cómplice de la siguiente para que le dé la nota con sus libros)

Estudiante: Bueno, lo guardo aunque igual lo tiro. Adiós, y déjate el pelo largo. Entonces, guardo el tique, voy a guardarlo…

La estudiante se marcha y una sonrisa cómplice se dibuja en todos los que estamos esperando.

Aquí va mi homenaje a todas esas personas porque yo no sé si hubiera aguantado más allá del pelo de su vecina.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s