¡Qué ‘nesecidad’!

Sí, qué nesecidad, como dicen en mi pueblo, con s y c, no con c y s. No me he equivocado. Ahora sabrán por qué.

Esta mañana, por causas que no vienen al caso, tuve que coger un taxi. Eran las 8:40 de la mañana, y nada más subir y decir la dirección al taxista oigo una voz bastante sensual procedente del aparato de radio que decía:

Ella: “Entonces, te lo harías con las cuatro, te advierto que somos muy, muy calientes”.

A continuación, una voz de hombre con evidentes signos de estar recién levantado contestaba que sí.

Al principio me asusté. No sabía si me había metido en un taxi o en un sexshop, a lo que hay que añadir la incomodidad de pensar que el taxista podría estar más contento de lo normal debido a las afirmaciones que esa sensual voz seguía haciendo y lo violento que es estar oyendo ese material con alguien a quien no conoces de nada.

Ella: “Tenemos una 110 de sujetador. Somos dos pelirrojas, una rubia y una morena, ¿quieres empezar conmigo?….”

Y otras frases más o menos hot, que diría un gran amigo, y en las que no hay por qué redundar.

Pues bien, pasado el susto de los primeros minutos, caí en la cuenta de que se trataba de uno de esos programas de radio en los que se gastan bromas bastante pesadas a hombre y mujeres, y el final no difería mucho de todos los finales para esas bromas: la novia que había decidido mofarse de su futuro esposo termina soltando insultos e improperios sobre el hombre al que ama y con el que espera compartir toda su vida, y por supuesto, diciendo que suspende la boda del próximo sábado. Y digo yo: ¡Qué nesecidad!, como dicen las señoras de mi pueblo.

1.- Si te vas a casar con alguien y no sabes quién es, tienes un problema.

2.- Si necesitas llamar a la radio para a través de una broma saber si tu pareja es fiable o no, tienes un problema.

3.- Si no has pensado antes en las consecuencias que puede tener tu broma, tienes un problema.

4.- Si el tipo es un embustero que lleva una doble vida, tienes un problema.

5.- Si suspendes la boda, tienes más que un problema. Las deudas y el escarnio público.

Lo mires por donde lo mires tienes un problema con dos soluciones:

1.- O eres más lista y conoces mejor a la persona con la que te vas a casar y no necesitas de bromitas absurdas para afianzar tu relación;

2.- O, lo que suele ser lo habitual, ojos que no ven corazón que no siente.

Por eso, ¡qué nesecidad! Como dicen en mi pueblo en estas ocasiones. Algún día daré mi opinión sobre el matrimonio y la confianza.

Anuncios

2 thoughts on “¡Qué ‘nesecidad’!

  1. Pues mira qué manera más curiosa de que te animen la mañana antes de cruzar el umbral del triste parlamento 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s