Balance y comienzo

No soy de esas personas que hacen balance o se imponen propósitos en el cambio de año pero esta vez lo necesito, necesito hacer una especie de cápsula del tiempo anual para ver dentro de doce meses si hemos cambiado en algo, seguimos igual o vamos a peor. Así que en vez de una inocentada, he decidido ponerme seria.

Para mí 2011 ha sido un buen año. Sí, no me puedo quejar y no pido nada más que lo que tengo, que ya es mucho: una gran familia con niño peludo incluido (el mejor regalo de 2011), unos magníficos amigos, mucho amor y un trabajo que me permite ayudar en cierta medida a los que me rodean y lo necesitan, y vivir con tranquilidad. Sin embargo, hay cuestiones que me reabren la úlcera y que espero no se incrementen en los próximos 365 días.

  • No soporto la doble moral, los dobles juegos y el todo vale para conseguir lo que quiero.
  • Espero que los supervivientes dejen de sobrevivir a costa de las buenas personas. Sé que ser un superviviente es haber vivido situaciones que muchos otros no han sufrido pero, insisto, el fin no justifica los medios.
  • Borraría la intolerancia, el yo tengo la razón y tú no sabes nada.
  • Basta ya de considerar a los homosexuales bichos raros, intentar redimirlos o tratarlos con desprecio, desdén o complacencia. Todos somos iguales.
  • La violencia machista existe y las palabras son importantes. Como bien dice Jorge Edwards en un magnífico artículo “las palabras tiene un peso, una luz y una sombra, un efecto que puede llegar a ser devastador”, que se apliquen el cuento todas los que consideran frívolo el discrepar sobre la denominación de las cosas.
  • Impondría sanciones ejemplares para todas esas mujeres que se mofan de sus congéneres acusando a hombres de falsa violencia machista con solo un objetivo: sacar provecho personal. No hacen daño al hombre, hacen daño a quienes sufren de verdad, a quienes luchan día a día por conservar su vida y salir del infierno.
  • Eliminaría de un plumazo a todos esos que se quejan de su vida sin darse cuenta de que al lado hay siete personas peor que ellos.
  • Enterraría la vanidad, el afán de protagonismo, la avaricia, la mentira y el desdén por quienes consideramos son menos que nosotros.
  • Fundiría en un alto horno el consumismo, las necesidades innecesarias, las frustraciones creadas y las presunciones de nada.

Espero el año que viene haber borrado algunas de la lista.

Anuncios

2 thoughts on “Balance y comienzo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s