Historias de futuro (Mnemosine)

Hoy quiero contarles una historia que publiqué recientemente en el periódico Cinco Días porque es un ejemplo del empuje de los jóvenes, de su capacidad, del potencial que tienen y de lo mucho que los necesita esta sociedad. Y porque necesito un poco de oxígeno tras tanto fútbol, y eso que el fútbol me gusta aunque no ese circo mediático.

Leidia Martel y Leandro Aarón López son dos ingenieros informáticos de la Universidad de Las Palmas que han desarrollado un software que puede suponer un avance muy importante en la mejora de la calidad de vida de los enfermos de Alzheimer, un software de fácil uso que ya ha sido galardonado y que, a juzgar por los estudios económicos realizados por sus creadores y los resultados de los experimentos con enfermos y familiares, cuenta con un gran futuro.

Mnemosine es como se llama este producto y nace “con la intención de mejorar la comunicación entre las partes involucradas en el cuidado de un paciente con esta enfermedad”, según sus creadores.

En concreto, es un software desarrollado para proporcionar a enfermos, residencias, hospitales y demás centros de atención y familias una herramienta que mejore su calidad de vida y ayude a frenar los estragos de la enfermedad.

La aplicación, diseñada para dispositivos móviles,  consta de cuatro módulos independientes  pero también complementarios. Libro de vida, ejercicios cognitivos, módulo de actividad diaria y módulo de paseos son sus nombres. Cada uno de los módulos contará con un apartado de análisis para observar la evolución positiva y negativa del paciente.

En concreto estas serán sus características:

  • Libro de vida: contendría todos los elementos pertenecientes a la vida en sociedad del paciente como las personas que las que se relaciona, grupos a los que pertenece, familiares… De esta manera, con un sólo vistazo, el paciente puede saber quién le va a visitar o con quién suele reunirse los jueves…
  • Ejercicios cognitivos: para la realización de ejercicios que estimulan las distintas capacidades cognitivas del paciente y que retrasan la evolución de la enfermedad.
  • Sistema de posicionamiento: Posibilita la definición de una ruta geográfica cotidiana por la que se pasea, se va al médico, se va a comprar el pan… En el caso de que ésta no se siga o se exceda el tiempo necesario en recorrerla cuenta con un sistema de alarmas que avisan al cuidador.
  • Actividad diaria: al ser la rutina un elemento esencial, facilita el establecimiento de actividades fijas y cómo éstas se realizan. Es decir, cuándo y de qué forma tomar unas pastillas, cómo cocinar, cómo realizar ciertas tareas domésticas, establecer actividades cotidianas… En este módulo se incluirán todos los eventos del paciente aunque estén asociados a otros módulos.

Las aplicaciones serán bidireccionales, de forma que una de ellas la tenga el cuidador y otra el paciente.

¡Mucha suerte!

Leidia Martel y Leandro Aarón López

Cambio climático y seguridad nacional

Esta semana calló en mis manos un resumen del documento pedido por Moncloa y coordinado por Javier Solana que identifica los principales riesgos para la seguridad nacional. Si bien lo que más ha trascendido es el contenido del informe relacionado con ETA, a la que sitúa en estado terminal, me ha dejado perpleja el hecho de que se señala al cambio climático como uno de los mayores peligros en los próximos años para la seguridad del Estado.

Hasta ahora, yo y creo que mucha más gente, habíamos pensado que las principales consecuencias del cambio climático serían los cambios de temperatura y el aumento de emergencias y catástrofes. Pues bien, el documento señala otra serie de cuestiones que realmente están ahí pero de las que poco se habla.

Entre otras cuestiones el documento apunta que una modificación en el clima de la tierra podría generar conflictos por la escasez de recursos, lo que disparará el número de refugiados climáticos y agravará la pobreza en muchas sociedades. Esta mayor pobreza incrementará la fragilidad de algunos estados y con ello las amenazas a la seguridad global.

Además, asegura que España, dada su proximidad con África, podría ver agravada la incidencia de problemas sanitarios procedentes de ese continente.

No es mucho más lo que he podido ver pero en cuanto al cambio climático el documento no es de lo más alentador. A ver cómo se reacciona ante estas predicciones.

De EcoHéroes por el clima

De EcoHéroes por el clima

Los vampiros de la fruta y las chicas del baloncesto

Llevo unos días un tanto desconectada de este blog por cuestiones laborales y vuelvo con muchas cosas que contar y poco tiempo para contarlas. Por este motivo, me quedo con dos: el éxito de las chicas del baloncesto, con una medalla de bronce en el Mundial de la República Checa tras pasar a semifinales después de un partido épico contra Francia, y los IgNobel 2010, que cada día me alucinan más por la capacidad de los premiados de encontrar temas de estudio tan poco comunes.

Empecemos que con los IgNobel. La Universidad de Harvard fue sede de la entrega de los premios IgNobel 201o, los llamados premios Nobel alternativos. Pues bien, aparte de los dirigentes de algunos bancos, incluido Lehman Brothers, que han recibido el galardón por “crear y estimular nuevas vías de invertir dinero, vías que maximizan las ganancias y minimizan los riesgos financieros en la economía mundial, o en parte de ella”, en Biología ha sido distinguido un equipo científico chino-británico.

El objeto de su investigación cumple a pies juntillas la filosofía de estos premios que, según su fundador, “honran los logros auténticos que hacen que la gente primero se ría y luego piense”. Ese objeto no es otro que La felación entre los vampiros de la fruta prolonga el tiempo de cópula, publicado en la revista electrónica Plos One.

Obviamente, existen muchas más categorías y en ninguna de ellas el o los premiados defraudan.

Si ya pensar en investigar sobre la felación en los vampiros de la fruta y su influencia en el sexo es tener muy claro lo que quieres hacer y cómo, -a mí se me hace difícil pensar cómo- también muy claro lo tiene que tener el equipo anglo-americano que investigó un método para limpiar los mocos a las ballenas mediante un helicóptero de control remoto y así hasta completar toda la lista.

Realmente, creo que esto es lo que más me alucina de estas investigaciones. Si ya es difícil pensar el objeto de cualquier tesis, tesina y demás, ¿cómo se puede llegar hasta ahí? Supongo que con mucha imaginación, una dosis de buen humor y seguridad en lo que quieres o todo lo contrario.

Las chicas del baloncesto, por su parte, han demostrado este fin de semana que ellas sí pueden. Una meritoria medalla de bronce en el Mundial de la República Checa, el mejor resultado de su historia, demuestra que con ganas, coraje y una Amaya Valdemoro sublime se puede llegar muy lejos. Quizás fueron esas ganas de llegar, ese coraje por superarse, las que les faltaron a los chicos que, espero, vuelvan a encantarnos a todos con su juego.

No voy a entrar en las críticas formuladas tras la semifinal contra Estados Unidos -muchos dijeron que no habían luchado en un partido perdido de antemano para reservarse para el tercer y cuarto puesto- porque no se puede reprochar nada a unas mujeres que ganaron de uno y en la prórroga a las campeonas de Europa, las francesas.

Enhorabuena y a esperar los Juegos Olímpicos.

 

Stuxnet: decenas de preguntas

Llevo días leyendo noticias sobre la ciber-arma Stuxnet  y poco a poco me he ido dando cuenta de su magnitud, del peligro que puede tener no sólo por sí misma sino por sus consecuencias sin olvidar los cambios que se nos avecinan también en las absurdas luchas de guerra.

Como suele pasar, las visiones de las informaciones que he leído sobre el virus, gusano o combinación de ambos han ido desde un arma que podía acabar de forma controlada, no destruir, con los arsenales nucleares de todo el mundo y, por lo tanto, con millones de muertes (lo presentaban de una forma positiva y fuera de cualquier tipo de lucha),  a un arma que sólo iba a atacar a Irán para destruir una de sus plantas nucleares o a un arma que amenazaba la seguridad nuclear por el poder que tenía contra los centros de seguridad e inteligencia puesto que su uso, en ningún caso, se podría hacer de forma controlada

Sea lo que sea, Stuxnet da miedo puesto que las mayorías de las voces autorizadas en este tema se inclinan por las dos últimas teorías, lo que genera un sinfín de preguntas sin respuesta. Aquí les dejo algunas.

– Si como dicen, ya se está trabajando en la anulación de su efecto, ¿qué pasará con los descubrimientos que se realicen? ¿Erradicarán Stuxnet o en malas manos podrán fabricar un ciber-arma aún peor para iniciar una contraofensiva contra los que pretendían usar Stuxnet?

– ¿A qué tipo de amenazas nos enfrentamos a partir de ahora?

– ¿Quién está detrás de la creación de la ciber-arma porque eso puede traer peores consecuencias?

– ¿Es lógico que hayamos evolucionado tan poco que aún estemos hablando de arme y desarme nuclear? ¿Es lógico que hayamos evolucionado tan poco que sigamos guerreando los unos contra los otros?

– ¿La forma de hacer la guerra seguirá transformándose pero nunca se podrá erradicar?

-¿Serán las ciber-armas el final o la reconversión de la horrible industria armamentística?

Quiero dejar claro que, pese al miedo que me pueda dar Stuxnet, sé que el progreso es necesario, el problema es cuando no se produce en la misma medida en todos los ámbitos.

¿Desaparece el sexo masculino?

Acabo de leer en el blog de Eduard Punset que el último número de la revista Redes para la Ciencia incluye un artículo sobre la desaparición del cromosoma Y, el encargado de marcar el sexo masculino. Supongo que lo más fácil tras leer algo así es bromear sobre las diferencias entre hombres y mujeres, o sobre lo bueno que sería el mundo si este cromosoma desapareciera. Sin embargo, a mi cabeza empezaron a llegar preguntas de difícil respuesta para una persona que no sabe de ciencia ni de cromosomas.

Me he puesto a investigar y existen varias teorías sobre las consecuencias de la desaparición de este cromosoma. Lo primero que pensamos es que el sexo masculino, entonces, desaparecerá, lo que nos lleva al dilema de la reproducción y la continuidad de la especie. Una posible solución a este problema es la opción de Aldous Huxley en su novela ‘Un mundo feliz’: restringir la reproducción al laboratorio y las incubadoras.

Pues genetistas de la Universidad Estatal de Pensilvania, Estados Unidos, sostienen que la reproducción no se ve amenazada, puesto que los cromosomas importantes en este caso serían los encargados de controlar la fabricación de esperma y demás.

Sin embargo, Jenny Graves de la Universidad Nacional Australiana en Canberra sostiene que la desaparición del cromosoma Y llevaría a la creación de una nueva especie humana. De momento, todo son teorías que no llegaremos a ver, ya que establecen el plazo de esta desaparición en decenas de miles de años. Lo que sí podemos hacer es intentar entenderlo y, por qué no, fantasear e imaginar cómo sería el mundo.  Aquí les dejo la traducción del artículo The Chromosome “Y” Exposed que refleja una de las teorías sobre este asunto.

¿Alguien conoce a José Santiago?

Llevamos todo el fin de semana oyendo hablar de las gestas españolas. Tour de Francia, Fórmula 1, MotoGP y, de paso, vamos a recordar a los chicos del fútbol, a los del baloncesto, a Rafa Nadal… Pues bien, hay un español que ha conseguido lo mismo o más que todos ellos, no quiero cuantificar, y del que los medios masivos no hablan, con la honrosa excepción de la Cadena Ser, todo hay que decirlo. Su nombre es José Santiago y fue  galardonado a mediados de mes por la Unión Internacional de Física Pura y Aplicada (IUPAP) como el mejor científico joven en física de partículas.

Esta situación me trae a la memoria un comentario de Manuel Elkin Patarroyo. Me contaba que en una de sus visitas a Tenerife, cuando sus investigaciones eran mencionadas en todo el mundo, llegó al mismo tiempo al Hotel Mencey que el autobús del F.C Barcelona. Él no se había percatado y cuando vio a decenas de niños corriendo le embargó la emoción, pensó que le había reconocido. Craso error, todos corrían para ver a los jugadores del Barça.

Pero vamos a José Santiago. Este joven es un investigador de la Universidad de Granada y el premio que le han otorgado reconoce su trayectoria en el análisis de los datos obtenidos con grandes aceleradores de partículas como LHC de Suiza o el Tevatrón de Estados Unidos, unos trabajos que han generado 28 publicaciones y más de 1.400 citas.

En la actualidad, su trabajo se centra en analizar los datos producidos en los grandes aceleradores de partículas y así construir modelos que representen mejor el mundo en que vivimos.

Lo mejor de todo es oirle hablar de su trabajo, de como hace lo que le fascina y como le quita importancia. Un número uno del que muchos no saben nada aunque la aplicación de sus investigaciones pueda cambiar nuestra vidas.