Cocina y arquitectura

De vez en cuando pongo en este blog iniciativas hechas por conocidos, amigos…, personas con las que he tenido algún tipo de relación y cuyos trabajos hoy me hacen sentirme muy orgullosa de ellos. Este es el caso de este vídeo, realizado por un compañero de facultad me quedé impresionada cuando lo vi hoy en Directo al paladar.

Sencillo, delicado, con una música increíble poco más se le puede pedir a este paralelismo entre arquitectura y cocina. Enhorabuena Oskar.

[vimeo http://vimeo.com/20025282]

‘Open Kitchen’

Hoy quiero compartir una aplicación de IPhone llamada Open Kitchen. La he descubierto por casualidad y me he llevado una grata sorpresa, entre otras cuestiones, porque es una idea muy original y atractiva puesta a disposición de todos los usuarios del terminal telefónico.

La aplicación es, como su nombre hace intuir, un recetario con un total de 250 platos. Su originalidad reside en que ha sido elaborada por 18 bloggers gastronómicos que nos cuentan una parte de su vida a través de los platos.

Bien narrados, esos momentos van acompañados de la receta del plato que los rememora, bien explicada y con grandes posibilidades de hacer en casa con un poco de ganas.

Las ilustraciones que acompañan a cada apartado de la aplicación son diferentes y atractivas, y se ha cuidado mucho la coherencia en el diseño y la funcionalidad de recetas y sus menús.

Si hay que ponerle alguna pega, creo que podría mejorarse la estética en las fotografías de los platos. Por lo demás, es algo más que un recetario, es entretenido, curioso y divertido, original y variado en sus platos.

Ahora, sólo me queda ponerme manos a la obra.

Cocina sin más III

Hoy voy a repetir aquí una receta que ¡me encanta! Además, fue mi manera de descubrir el arroz negro.

Mi historia con el arroz negro es relativamente reciente o relativamente larga, todo depende de la edad que consideren que tengo, algo que yo, por supuesto, no voy a revelar. Recuerdo mi primer contacto con una olla cuyo negro contenido se me hacía extraño a los ojos, y recuerdo a la cocinera, mi querida Moniqueta, quien presta al ver mi cara me explicó su arroz negro. Voy a reproducirles con lo que yo me quedé de su receta porque está más que bueno. Disculpas a Mónica si reinvento su arroz negro.

INGREDIENTES PARA CINCO PERSONAS
Arroz bomba
1 Cebolla
½ Cabeza de ajos
Salsa de tomate (es mejor freírla casera pero sirve la hecha, en un piso de estudiantes era la que se usaba)
Un pollo troceado
Medio kilo de chipirones.
Aceite y sal
Tinta de calamar
Caldo de pesado o pollo (casero)

ELABORACIÓN:

En una olla se sofríe el aceite, la cebolla y los ajos. Cuando estén doraditos se pone a dorar el pollo y más tarde los calamares. Cuando empiecen a coger color, se pone el arroz para que coja el gusto de todos los ingredientes. A continuación se añade el caldo de pescado o de pollo en proporción de dos partes por una de arroz. También se puede añadir ya la tinta. Cuando el caldo esté casi consumido se añade la salsa de tomate se rehoga durante unos minutos y a comer que está buenísimo.

Cocina sin más II

Hoy compartiremos en este rincón caótico un plato griego acompañado de uno de los poemas de Kostas E. Tsirópulos, una gran persona que tuve el regalo de conocer hace ahora unos cuantos años.

B

¿Y si no vivo?

Si soy una mancha vislumbrante / mancha negra /al mundo azul ultramarino / al mundo-mar / alucinación carnal / encarnada en palabras / encarnación de soledad / espasmo punto final / hundimiento en la Noche /murmullo de sentidos / ceguera de labios / alas inmóviles de los dedos / en el palpar de la Noche

¿Y si no vivo?

Todo lo que existe / lo veo en el mar al mediodía / todo lo que no existe / lo siento por la noche / tocando los nombres de las estrellas / ciudades barcos hombres / vivir una embriaguez / memoria envenenada / me envenena / envuelto en el no existir / sábanas mojadas / la Noche entera brilla silenciosa / en el silencio de mis entrañas / fósil de mi sueño / espera su rocío / para abrirte en la primera palabra / ilusión adormecedora / encarnación sin existencia / ensombrecerme en mi sombra / todo fue memoria / todo viendo santo / comunión de silencio

¿Y si vivo / y no puedo pronunciar / palabra?

(De Anochecer la Noche Anoche)

Receta: Ni mousaka ni cordero, sardinas

Ingredientes, como suele ser habitual, para cuatro personas.

Medio kilo de sardinas, 100 gramos de higos secos, media copa de vino tinto, una rama de canela, cinco granos de especias variadas, cinco dientes de ajo, media taza de aceite de oliva, tres cucharadas de vinagre balsámico, el zumo de dos limones, sal gruesa, pimienta y eneldo.

Lo primero es, un día antes, preparar las sardinas. La limpiamos, quitamos las espinas y guardamos los filetes que lavamos con abundante agua y los colocamos en un recipiente.  Espolvoreamos los filetes de sardina con sal gruesa y la metemos en el frigorífico durante unas 12 horas. Pasadas las 12 horas las lavamos bien para quitar el exceso de sal y las regamos con el aceite y el zumo de limón.

A continuación, cogemos los higos y los cortamos en finas láminas. A continuación, se escaldan en un cazo con el fino tinto, la canela, las especias y los ajos durante unos 30 minutos.

Una vez fríos, los batimos con aceite de oliva, el vinagre balsámico, sal y pimienta hasta que se haga una especie de puré.

Una vez hecho el puré, preparamos unos rollitos con los filetes de sardina rellenos con el puré de higos. Una vez terminado, se espolvorea todo con eneldo.