Habitualmente extraordinario

Iba a hacer una entrada sobre David Bisbal y su último disparate en Twitter pero, al final, creo que empezaré con la entrevista de Ana Pastor a Mahmud Ahmadineyad, una excelente entrevista, por supuesto, y luego seguiré con Bisbal.

Sobre la entrevista de Pastor, hay algo que confirma esta entrevista y que, como profesional de la comunicación, me preocupa.

Tras su emisión, Ana Pastor se convirtió en trending topic y no creo que haya alguien en el mundo periodístico que no haya tenido un hueco para elogiar a esta compañera y su magnífico trabajo. Pues bien, eso me preocupa y lo hace porque significa que en esta profesión lo que debería ser habitual se ha convertido en extraordinario y elogiamos un trabajo bien hecho como si eso no fuera en lo que consiste realmente nuestro oficio.

No le quiero quitar mérito a Ana Pastor y tampoco a su entrevista y ahora lo que espero es que cunda el ejemplo aunque solo sea porque unos pocos quieran ser trending topic como Pastor. Al menos habremos avanzado algo.

Sé que hay muchos profesionales como ella repartidos en medios, sé que algunos intentan hacer su trabajo y son maniatados una y otra vez, y sé lo díficil que es sobrevivir en este mundo cuando intentas ser libre e independiente pero creo que debemos ser todos conscientes de que el futuro pasa por ahí y no por hacer chapuzas.

Ahora entra en escena David Bisbal y su maravillosa idea de utilizar el hashtag #PrayForJapan junto a la promoción de su concierto o de Torrente 4 y sin un solo comentario sobre lo ocurrido en el país. O él es muy torpe o sus asesores, que creo los tiene y si no debería tenerlos, son parte de esos chapucillas que hay en todos los ámbitos.

Con el auge de las redes sociales han aparecido los community manager o gestores de redes y como aún no están muy bien definidos, pues cualquiera se pone la etiqueta de sabio y ya está, y creo que eso le ha pasado a Bisbal porque sólo a uno de esos personajes se le puede ocurrir utilizar una causa solidaria para hacer promoción, y sólo uno de esos personajes sabe que ese es uno de los hashtag del momento por el que pasan millones de personas para enterarse de lo que ocurre en Japón. No veo a Bisbal pensando eso friamente.

Sea como fuere, el caso es que ni David Bisbal ni su asesor, si lo tuviera insisto, saben cómo funciona la red. Así que, querido Bisbal, contrata uno si no lo tienes o despide al que tienes y cámbialo por otro.

Aquí tiene los post:

https://twitter.com/#!/davidbisbal/status/46648501303640064

https://twitter.com/#!/davidbisbal/status/46645741527109632

Anuncios

¡Qué pena de profesión!

¡Qué pena de profesión! La precariedad laboral y el poco compromiso de profesionales y empresarios está acabando con uno de los oficios más bonitos que yo conozco, al menos para mí. Ayer por la noche, nada más empezar el concierto de U2 en San Sebastián comencé a mirar los periódicos digitales para ver qué estaba pasando.

A eso de las 22:00 hora canaria, mi hermano, que como siempre digo es más friki que yo, colgaba en Facebook la primera crónica. Era la de elmundo.es y mejor que el periódico no la hubiera colgado en su edición digital o que, antes de hacerlo, alguien de redacción la hubiera echado un vistazo para corregir un sinfín de imprecisiones.

Desde el principio, los errores se suceden, de grafía, de congruencia espacio temporal… Uno tras otro, sin tregua. El escribidor de la crónica comienza diciendo que U2  presenta su nuevo espectáculo, un espectáculo que, como el propio Bono dijo al inicio del concierto ya era “un adolescente, puesto que se estrenó en Barcelona hace ahora más de un año”.

Seguimos leyendo y parece que uno de los nuevos temas del grupo The return of de String Ray Guitar, escrita en la crónica  The retourn of the String Ray Guitar, está hecha por David Bowie. Sí, es verdad que el inicio de los conciertos de la gira es un guiño a Bowie pero con Space Oddity. Después, el estreno del grupo.

No contento con eso, en el siguiente párrafo comienza a enumerar los temas que el grupo interpreta durante el concierto y, mira por donde, la mitad de las mencionadas aún no han sido tocadas cuando la crónica ha sido subida (comprobado con gente que estaba allí).

Adam Clayton ha cambiado su nombre por Adam Cleayton y afirma que sólo tocaron un tema de su “fallido”, dice textualmente, nuevo álbum. En primer lugar, creo que fue alguna más por lo que me han contado los que allí estuvieron y, en segundo lugar, el fallido nuevo álbum ha convertido a U2 en el grupo musical que más dinero ha ganado en el último año (gira, sobre todo, y venta de discos).

Me da la impresión de que al redactor no le interesaba el concierto ni lo más mínimo, como tampoco le interesaba hacer bien su trabajo, no lo sé, quizás llevaba desde el día anterior del Alderdi Eguna al Festival de Cine y del Festival de Cine al concierto de U2.

Esto me trae a la memoria un concierto de David Bisbal en Tenerife que, según un periódico local al día siguiente, fue todo un éxito cuando se había suspendido por la lluvia.

Esta es una muestra más de que esta profesión y sus profesionales ni tienen claro cuál es su función ni saben muy bien hacia dónde caminan. Yo recuerdo que mi profesor de redacción periodística me puso un cero en una práctica por escribir Menuhin con m final. Me pregunto qué opinaría él de esta crónica.

Nos estamos cargando el periodismo y no por colgar primero una noticia, aunque esté llena de errores, se es mejor periódico digital. En este caso, no tiene mayor trascendencia porque una crónica de un concierto mal hecha no tiene consecuencia grave alguna pero el problema es que actuamos con la misma ligereza con cuestiones que afectan a la vida, la dignidad y la seguridad de las personas.

Creo que urge una reflexión muy profunda porque este es un ejemplo tonto dentro de una numerosísima lista de barbaridades que se comenten a diario y con consecuencias mucho más peligrosas.

Para rematar el día, me acaba de llamar una persona de una empresa que me pidió ayuda para unas notas de prensa diciéndome que no entendía por qué tardaba tanto si me había mandado las notas hechas. Porque si la añado habría personas que identificarían de dónde viene, porque ganas no me faltan. Otro claro ejemplo del poco respeto que se tiene a este trabajo.

Para no repetirme más con U2, aquí les dejo un vídeo del gran Bach por el gran Menuhin.