Cocina sin más VI

Ayer hice unos riquísimos champiñones rellenos de los que no tengo foto porque soy muy mala fotógrafa. Prometo enmendarlo. Les dejo aquí la receta.

Ingredientes:

Champiñones grandes (dos o tres por persona), cebolla, ajo, bubango o calabacín, vino blanco, jamón serrano en taquitos, harina, leche, queso tipo Philadelphia, nuez moscada, aceite y sal.

Lavamos los champiñones y separamos los tallos de los sombreros. Envolvemos los sombreros en papel de cocina para que absorban la mayor humedad posible. Troceamos la cebolla, los ajos, los tallos y el bubando o calabacín y lo salteamos todo junto. Ponemos primero la cebolla, a continuación el ajo y cuando comience a dorarse, ponemos el bubango y el calabacín. Cuando empiecen a soltar su agua le echamos un chorrito de vino, más o menos medio vaso.

Cuando el agua y el vino estén evaporados le ponemos los taquitos de jamón. Eso sí, poca cantidad y no muy salado para que no estropee el sabor del resto. Una vez terminado, reservamos.

A continuación, quitamos el papel de los sombreros de los champiñones y los metemos al horno durante unos cinco minutos a no más de 160 grados para que empiecen a soltar el agua que les queda.

Aprovechamos esos cinco minutos para hacer una bechamel muy ligera de queso. Hay quien prefiere poner el queso cuando ha terminado la salsa, yo prefiero ir añadiéndolo a medida que la voy haciendo.

Para hacer la bechamel ponemos unas dos cucharadas de harina en aceite caliente, cuando esté hecha una masa, vamos añadiendo leche hasta que vaya haciéndose cada vez menos espesa. Entonces, comenzamos a echar el queso (para unos ocho champiñones media tarrina) removemos bien y seguimos añadiendo leche hasta que se quede una salsa fina. Salamos al llegar al final y le ponemos una puntita de nuez moscada.

Sacamos los sombreros del horno y los rellenamos con el sofrito. Una vez rellenos, ponemos la bechamel por encima de manera generosa hasta cubrirlos y que chorree un poco. Metemos otra vez los champiñones al horno a unos 170 grados durante unos 15 minutos. Cuando vayan estando blandos y hayan soltado el agua, espolvoreamos que queso y gratinamos.

Buenísimos.

Anuncios

Mi hamburguesa de 5.000 dólares

Leía ayer en Directo al paladar que en un restaurante de Las Vegas servían una hamburguesa de 5.000 dólares. Carne de buey de Kobe, foie, trufas negras, y de repente me vino a la memoria mi hamburguesa homenaje, una hamburguesa que solía hacerme algún día al llegar rendida del trabajo y muerta de hambre después de un día entero de comida frugal. Siempre acompañada de una copa de vino.

 

Imagen de la hamburguesa sacada de Directo al paladar

Aquí le dejo la receta porque nada tiene que envidiar a la hamburguesa de 5000 dólares, bueno sí, el vino con el que ésta va acompañada, un Petrus de 1995.

Ingredientes:

Un solomillo, cebolla roja, tomate de los llamados ‘pata negra’, brotes de diferentes lechugas (rizada, hoja, negra…), queso manchego (artesano de mi pueblo, Mora, a ser posible), mostaza de Dijon, ketchup y mayonesa caseros, ajo, perejil y un trocito de zanahoria.

Para hacer el ketchup: Un kilo de tomates maduros, una cebolla, un pimiento verde, un diente de ajo, 50 gr. azúcar moreno, 70 cc. vinagre de vino blanco o de manzana, media cucharadita de sal fina, media cucharadita de pimentón dulce, media cucharadita de mostaza en polvo, pizca de canela molida, pizca de pimienta molida, pizca de clavo molido, 1 guindilla (opcional). Lo que hagan y no usen lo pueden guardar en conserva.

Laven los tomates y el pimiento. Corten en trozos grandes los tomates y pónganlos en un cazo grande antiadherente. Se añade el pimiento en trozos, sin semillas, la cebolla en trozos y el diente de ajo pelado. Todo debe cocer a fuego lento durante unos 40 minutos, o hasta que todo quede muy tierno.

Una vez hecha se tritura la mezcla usando la batidora, hasta que quede  todo muy fino. Una vez triturado  se añaden las especias, el azúcar y el vinagre.  Se vuelvo a poner a coger una hora a fuego lento, removiendo con frecuencia hasta que quede un puré espeso.

La mayonesa es fácil de hacer. Huevo, aceite, sal, limón y batidora.

Preparación de la hamburguesa. Cojan un buen solomillo, no es lo mismo que el buey de Kobe pero queda riquísimo, se pica y se mezcla con perejil, ajo y zanahoria. Una vez mezclado se da forma y se pone en la sartén hasta que quede dorada por fuera.

Troceen en láminas el tomate, la cebolla y separen varias hojas de lechuga. Pongan una plancha o sartén al fuego para tostar el pan de hamburguesa. Pongan encima del pan una loncha del queso, que se irá derritiendo. Una vez el pan caliente se pone sobre una de las tapas un poco de mostaza de Dijon, un poco de ketchup y la mayonesa. Encima se pone la hamburguesa y, sobre ella, el tomate, el pepinillo, la lechuga y la cebolla. Sobre todo ello, la otra tapa del pan con el queso.

Ya está lista para comer y servir, eso sí con una buena copa de vino tinto.